Los animales de los zoológicos municipales, comensales de primer nivel

Sábado 11 de julio de 2015

Una buena alimentación, combinada con el cuidado y atención, para los animales de los zoológicos es garantía para lograr los mejores niveles de reproducción, tal como ocurre en los parques Del Centenario y Animaya de esta ciudad, en los que actualmente hay más de mil ejemplares en total.

Los representantes del reino animal de los zoológicos de Mérida reciben una dieta con alto valor nutricional y de calidad, además de seguimiento puntual a su alimentación a partir de una correcta preparación de los platillos y elaboración de cada dosis, de acuerdo con el estado fisiológico, edad y actividad de cada animal.

El personal encargado de los zoológicos sabe que la alimentación es uno de los factores más importantes para mantener la salud e incluso para la procreación.

El proceso de alimentación de los huéspedes de los zoológicos comienza desde temprana hora. Cual ayudantes de los chefs más exigentes, el personal de cocina pica frutas y vegetales, raciona las carnes que se sirven crudas y las pesan.

—Hay que alimentar bien a los animales, pero jamás en exceso, para evitar que se vuelvan obesos, ya que la gordura es un problema de salud que no hace distinción de especie —dijo Iber Rodríguez Castillo, jefe del Parque Bicentenario Animaya.

—En esta administración establecimos una dieta específica para cada una de las especies, mediante alimentos concentrados que contienen la base nutricional que requiere cada especie —continuó—. La dieta la determinan médicos veterinarios y biólogos, mientras que la parte técnica se encarga del suministro de los alimentos.

Iber Rodríguez indicó que los 391 ejemplares de 56 especies que habitan Animaya consumen aproximadamente $8,000 diarios en alimento.

—Uno de los logros más importantes fue establecer un área de cocina donde el personal prepara de manera higiénica los alimentos que se servirá a los animales —expresó.

En Animaya, hay casos especiales, como los flamencos, que reciben un alimento de fabricación extranjera tres veces al día; son partículas flotantes para promover la conducta filtradora natural de esta especie. También, contiene pigmentos de origen natural que le dará al animal la coloración característica, en sustitución de la artemia salina que en vida libre le genera el color brillante que ostentan en su plumaje, dijo el Dr. Iber Rodríguez.

Por otra parte, del reciente rescate que se hizo de los animales abandonados por un circo, el zoológico Animaya recibió 17 ejemplares, de los cuales los felinos comen 8 kilogramos de carne de pollo, 7 de carne de equino y un día de dieta. A los primates se les alimenta de acuerdo con su edad, con el concentrado “Mazuri”, fruta y vegetales, y a los camélidos se les da concentrado para equino, forraje y sales minerales.

El costo de la alimentación de los animales recién incorporados es de aproximadamente $3,000 diarios.

William Cabrera Borges, jefe del Parque Zoológico del Centenario, manifestó que por instrucciones del Alcalde Renán Barrera Concha, desde el inicio de su administración, se proporciona comida de la mejor calidad a los animales para que gocen de buena salud.

—Por ejemplo, en el caso de los leones, tigres y cocodrilos, siempre se exige el certificado sanitario de la carne de pollo y de caballo —informó.

El funcionario municipal dijo que en la alimentación de los 638 animales de 95 especies (divididas entre reptiles, aves y mamíferos) con las que cuenta el Centenario se erogan mensualmente $480,000.

—Sabemos que la buena alimentación es muy importante para la reproducción de los animales, y prueba de ello es que hemos logrado el nacimiento de ejemplares de varias especies, lo que antes no se daba —agregó—. Esta administración autorizó la compra del alimento “Mazuri” que cuenta con muchos nutrimentos, para no saturar a los animales de fruta y cereal.

Dentro de los alimentos que consumen los animales de ambos zoológicos se encuentran frutas y verduras de la época, como sandía, piña, calabaza, chayote, cilantro, naranja, zanahoria, manzana, plátanos, acelga, papaya, mango, ciruela, kiwi y lechuga, entre otros, así como alimento concentrado y cereales, como avena en hojuelas. Para los carnívoros, la carne que consumen es de caballo y pollo.

Como la mayoría de las especies son rumiantes, se les suministra forraje, plantas como ramón que a diario se corta en parques, calles, avenidas y llamadas de ciudadanos que ofrecen las hojas, y también se compra alfalfa y pasto Taiwán.

De igual manera, por cuestión de niveles nutricionales, se les da complemento vitamínico en el agua o en el alimento, sales minerales, desparasitantes y suplementos alimenticios.

468 ad