DISCURSO DEL RECIPIENDARIO AL RECONOCIMIENTO “DIPUTADO PROFESOR PÁNFILO NOVELO MARTÍN”, FIDENCIO BRICEÑO CHEL, PRONUNCIADO EN SESIÓN SOLEMNE.

DISCURSO DEL RECIPIENDARIO AL RECONOCIMIENTO “DIPUTADO PROFESOR PÁNFILO NOVELO MARTÍN”, FIDENCIO BRICEÑO CHEL, PRONUNCIADO EN SESIÓN SOLEMNE.

Vengo Ante los honorables guardianes de las cuatro esquinas del cielo, de las cuatro esquinas del mundo, de las cuatro esquinas del inframundo, me pongo de pie, ante las honorables autoridades, con mi respeto hacia ustedes, mi familia, mis paisanos, mis hermanos mayas, amigos todos, para dar las gracias por este honroso reconocimiento que recibo en nombre del pueblo maya.
Antes que nada, quiero dar las gracias a mi familia, ellos son la fortaleza en mi trabajo, a mis hijos: Itsel Yamil, Itsam Báalam y Yamail Utsil, los abrazo con todo mi ser, a mi linda esposa Rebeca Ysabe Cel Pech, porque es el alma y acompañamiento de todo cuanto ocurre en mi vida, tú complementas la jícara de mi existencia. A mis suegros Adriana Pech Castillo y Daniel Cel May, gracias por todo su apoyo. A mi padre José Briceño Naal y a mi linda madre Amada Chel Uicab, quien, aunque se nos adelantó en el camino sabemos que hoy está aquí a mi lado, porque ustedes pusieron en mis ser, en mi corazón y en mente la cimiente de la vida maya.
Traigo a la memoria también en este gran día, las palabras y consejos del Maestro Pánfilo Novelo Martín, porque un día sentados en la orilla del cenote Zací me dijo: “Fidencio, nosotros los mayas somos como teas, parecemos sin vida pero si nos agitan nos encenderemos, tomamos fuerza para volver a arder, y así revivimos para seguir en la lucha”; porque con estas palabras me movió mi ser interior para volver a encender la fuerza de mi pensamiento y mi palabra ante y por la cultura de nuestro pueblo maya; por ello en su nombre recibo también este reconocimiento.
Recibo también este reconocimiento en nombre y compañía de todas las personas e instituciones que han fortalecido nuestro trabajo conjunto: primero al INAH por 26 años que me ha dado la posibilidad de hacer lo que he creído necesario para fortalecer el trabajo de levantar el alma de la lengua maya. A las academias de la lengua maya de Yucatán, Campeche y Quinta Roo, por su acompañamiento y por ponerle empeño para abrir juntos grandes nuevos caminos. A todas las instituciones que fortalecen a la lengua y la cultura maya. A las SEGEY, y a su titular el licenciado Víctor Caballero Durán, por hacer lo necesario para que se me otorgara este reconocimiento, así como a mi amiga la maestra María Elena Uitzil por su preocupación para hacer la entrega de todo lo necesario para llegar a este feliz momento, te abrazo con profundo agradecimiento.
No puedo dejar de agradecer a quienes hacen entrega de este reconocimiento: al Honorable Congreso del estado de Yucatán y en particular a su presidenta de la Junta de Gobierno, la Diputada Celia Rivas Rodríguez, muchas gracias, así como a la presidenta de la Comisión que otorga el reconocimiento la diputada Marena López García, este reconocimiento me da más fuerza para seguir el sueño del profesor Pánfilo, para fortalecer muestra lengua maya y ser reconocida en todos los espacios y por todas las personas, por ello aquí , ante ustedes, confirmo lo dicho en mi casa,  haremos en la tierra del maestro Pánfilo el cierre de nuestros talleres de revitalización lingüística y cultural, por ello haremos el número 999 en la comunidad de Xocén y el número 1000 en la comunidad de Dzinup, en la escuela que dirige nuestra amiga la maestra Candelaria May Novelo, porque tengo claro que sólo con el trabajo conjunto, podremos hacer que encienda de nuevo la llama de nuestra lengua maya.
Finalmente al Gobernador del Estado de Yucatán, Licencia Rolando Zapata Bello, porque sabemos que es una persona que ha entendido bien que una lengua no es sólo al faz y el sonido de un pueblo, al lengua maya es la fuerza viva del pensamiento de un pueblo en existencia, por ello urge hacer esfuerzos conjunto y consultar al pueblo maya para saber su opinión sobre lo que desean para elevar, levantar, reencender la lengua, sólo así será posible hacer lo necesario para mostrar la fortaleza y el dinamismo de esta lengua, poniendo en práctica las leyes, fortaleciendo a las Instituciones y empleando la lengua maya en todos los espacios posibles para ser realidad que es una lengua igual de rica que las demás lenguas, esa es una política que debe elevarse a política de estado.
Será entonces necesario hacer nuevas propuestas, para lo anteriormente planteado, donde son claras las tareas, las responsabilidades y los objetivos, solo así podremos hablar de mejores políticas públicas, pero con la idea de hacerlas políticas del estado, porque ha llegado la hora de que los gobiernos hagan su tarea, que se apliquen las leyes al respecto y que escuchen la voz del pueblo maya.
Finalmente, estimadas autoridades, directores de Instituciones, compañeros mayas, hermanos, señor gobernador, vuelvo a señalar que ha llegado el momento de hacer partícipe al pueblo maya, su lengua, su pensamiento, su cultura, su imaginación y deseos en el patrimonio de nuestro estado.
Por ello, desde el espacio en el que ahora me encuentro como servidor público en la dirección general adjunta de políticas lingüísticas del INALI puedo decir en nombre de su director general el licenciado Juan Gregorio Regino, que necesitamos todo su apoyo para poder hacer realidad la institucionalización de la lengua maya, por ello señor Gobernador le solicitamos respetuosamente convoque a los gobernadores de Campeche y Quintana Roo para hacer de esta propuesta un reconocimiento peninsular a la lengua maya, por ello será necesario unir esfuerzos entre pueblos y gobiernos para hacer de nueva cuenta punta de lanza en el reconocimiento a la lengua y la identidad y demostrar de nueva cuenta que los mayas estamos hechos de buen grano.
Es importante también que haya lo necesario para ello, los recursos suficientes para atender la lengua maya todo el tiempo, no una sola vez al año; será necesario fortalecer las instituciones encargadas para ello y las y los señores legisladores poner imaginación no sólo para presumir el pueblo maya sino para crear mejores leyes para que lo protejan, lo atiendan, y lo haga ser de nuevo.

Para ello vuelvo a mencionar algunas mencionar algunas propuestas que he hecho con antelación:

  1. Armonizar las leyes, decretos, acuerdos, etc., que tomen en cuenta los derechos de las comunidades indígenas para hacerlas sujetos de derecho y hacer uso efectivo de ellas.
  2. Aplicar la ley general de derechos lingüísticos de los pueblos indígenas y crear el instituto estatal de la lengua maya en Yucatán, es una deuda histórica y es una responsabilidad que nos toca y no estoy dispuesto a que en estas alturas de mi vida esto no se lleve a cabo.
  3. Que haya una verdadera enseñanza bilingüe, donde se ponga a la lengua maya a la altura de todas las lenguas del mundo.
  4. Es necesario visibilizar y audibilizar la lengua maya en todos los espacios comunicativos, cambias los paisajes lingüísticos será un buen principio.
  5. Para que lo anterior sea efectivo es imperiosa la necesidad de decretar la oficialidad de la lengua maya en nuestro estado, tenemos los recursos humanos, los hablantes, las instituciones, las leyes, sólo nos falta voluntad política.

De mi parte, el ser recipiendario de este reconocimiento, no me obliga, me hace fortalecer el compromiso para seguir luchando para mayores y mejores condiciones para la lengua maya y sus usuarios, y cuenten conmigo como antropólogo, lingüista, literato, profesor, traductor, interprete, pero sobre todo como maya, como muchos de los mayas que somos pensantes, actuantes, pero sobre todo con mucha imaginación y compromiso, porque eso es lo que me ha enseñado mi pueblo, mis ancestros, mis maestros, mis colegas, mi familia, por eso doy gracias a cada uno de ustedes y de los que se han ido a recorrer otros caminos, porque como dijera mi abuelo “a donde quiera que vamos, vamos dejando huella”, gracias a ustedes por cada una de sus huellas.

468 ad